2020, el año de la pandemia y de la solidaridad

Llanero Solidario ha ejecutado este año 9 proyectos en 7 localidades distintas en los que se ha acompañado a personas en exclusión o riesgo de exclusión, mas “Incorpora” junto con La Caixa

Además del Técnico/a de Producción, cada curso ha tenido una Técnica de Acompañamiento para hacer un seguimiento más cercano de las personas que asisten a los cursos

Pues aunque parece que con el año no se termina esta pesadilla, los proyectos que la asociación albaceteña Llanero Solidario ha llevado a cabo por toda la provincia ponen punto y seguido. Y lo hacen con una gran satisfacción porque en este tiempo han ayudado a más de 70 personas que se han formado en técnicas de confección, gestión de redes sociales y comunicación, técnicas de ventas y gestión de almacén, pasando por el cultivo tradicional de un huerto ecológico. Cuando las participantes han recuperado la autoéstima, confianza y la formación necesaria, es el momento de pasar por “Recalculando Ruta” para hacer prácticas en negocios locales y finalmente encontrar un trabajo para lograr una autonomía gracias a las oportunidades ofertadas por “Incorpora”.

Pero antes de llegar a ese punto, conviene hacer un repaso por lo que ha sido este año tan especial, en el que “lo social” ha tomado la palabra y se ha visto más que nunca la necesidad de invertir en integración o reinserción social y laboral. Y, sobre todo, que cuando remamos todos y todas juntas, podemos salir adelante.

Como todos los años, a principios se empiezan a gestar los proyectos para presentarlos a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Ayuntamientos donde se vayan a realizar los cursos. Este año Llanero Solidario ha estado en Ontur, Pozo Cañada, Chinchilla de Montearagón, Albacete, Alcaraz, Valdeganga, Mahora, Tarazona y Montealegre del Castillo. La colaboración entre estos ayuntamientos y el tercer sector se convierte en algo indispensable para poder llegar a todas las personas que por una serie de circunstancias se encuentran en una situación especial, pero que solo necesitan un poco de confianza y tiempo para poder volver a desarrollarse personal y laboralmente.

Técnicas antiguas para tiempos actuales

Participantes de Germina Empleo

Una vez aprobados los proyectos, los servicios sociales derivan a las personas que van a participar y Llanero selecciona a un máximo de 8 participantes de la localidad o pueblos cercanos. Hay algunos proyectos como “Germina Empleo” que tienen que empezar cuanto antes, porque el huerto lleva sus ritmos y hay que preparar plantas y terreno para poder sembrar en la primavera. En el caso de este proyecto, las personas que participan a pesar de tener que hacer tareas físicas muy duras y a temperaturas poco agradables, se consigue que los participantes tengan una rutina diaria. “Germina Empleo” Alcaraz comenzaba desde cero en mayo; pues gracias a la cesión del terreno por parte de un vecino y la implicación de los chicos y chicas, han conseguido hortalizas ecológicas excelentes y de ahí ha salido un futuro proyecto de lumbricultura.

Este año Llanero Solidario ha estado en Ontur, Pozo Cañada, Chinchilla de Montearagón, Albacete, Alcaraz, Valdeganga, Mahora, Tarazona y Montealegre del Castillo

En el caso de los cursos de confección este ha sido un año más especial porque se han tenido que poner a aprender “como descosidas”, ya que la pandemia ha producido una demanda de mascarillas. Adoptando todas las recomendaciones sanitarias, las chicas participantes en “Cajón de Sastre” y “Entre Costuras” primero y en “Puntadas” después, se pusieron mano a mano para fabricar mascarillas que en muchos casos su venta ha servido para que las personas que participan en estos cursos hayan podido llevar algo de dinero a sus hogares. Sin su implicación no hubiera sido posible.

Un poco más tarde, a mediados de junio, se ponía en marcha “Conecta Empleo” en Montealegre del Castillo. Tampoco iba a ser sencillo porque implicaba juntarse 8 personas en una clase, pero desde el primer momento se adoptaron rutinas “antipandémicas” como lavarse manos casi a cada movimiento, mantener distancias, limpiar cada asiento al entrar y salir y, por supuesto, llevar todo el tiempo la mascarilla. Gracias a esto ha sido posible realizar 6 programas de radio creados por ell@s y una maravillosa audio ficción para poner fin (y de que manera) a los 3 años que llevaba el proyecto en la localidad. Todo esto ha servido además para crear varias obras de ficción, mejorar habilidades de expresión, lectura y comprensión de las participantes.

Se crea una simbiosis entre el tejido social y económico de las localidades y se consigue una mayor cohesión frente a la despoblación; si la gente tiene empleo en su localidad, no necesita tener que ir fuera a buscarlo

Y otro pilar de la asociación, junto con la apuesta por las personas y la economía de proximidad, es el reciclaje y el respeto al medio ambiente. En “EcoNatural”, las participantes mezclan teoría con práctica aprendiendo técnicas de Márketing y almacenaje para vender productos reciclados a distintos organismos públicos como colegios o ayuntamientos y negocios locales. Con esto se crea una simbiosis entre el tejido social y económico de las localidades y se consigue una mayor cohesión frente a la despoblación; si la gente tiene empleo en su localidad, no necesita tener que ir fuera a buscarlo.

Última parada

Finalmente y abrumados por recuperar un mundo olvidado para muchos, los participantes pasan por “Recalculando Ruta” para tener su primer contacto (en muchos casos en años), con el mundo laboral. Ahora es el momento en el que los usuarios y usuarias tienen que demostrar lo aprendido en negocios albaceteños y si alguno de ellos o ellas está preparado, en “Incorpora” (proyecto de La Caixa), podrán dar el paso definitivo para una inclusión plena y retomar la vida donde una vez se paró.

Todos estos proyectos y la colaboración e implicacioón de tantos organismos y personas demuestran que cualquier persona se puede ver envuelta temporalmente en una situación complicada, pero que cuando se tiene una intención real de dar otra oportunidad, solo hace falta un poco de compromiso de todas las partes y al final la inversión es mínima comparado con que una persona recupere una vida parada por las vicisitudes del destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *